fbpx
Viernes, 01 Diciembre 2023 18:15

LAS OVEJAS DUERMEN EN FAMILIA - CAPÍTULO 23 "Objetivo Berlín"

 Objetivo: Berlín

 

Alcandora, 27 de septiembre de 2015. Decenas de familiares, amigos y runnings se abrazan, vitorean el nombre de Ana, Anita. Atrás han dejado la ansiedad de seguirla kilómetro a kilómetro hasta verla alcanzar su objetivo: Berlín.

Unter den Linden (Bajo los tilos), Ana, Anita, levanta la vista al cielo berlinés. Dedica la maratón a la hermana que no está, a la que guarda entre las entrañas. Lleva enfundada una camiseta con el nombre de tantas y tantas personas que le han dado su empujoncito de aliento, de ánimo, en cada kilómetro, en cada metro, en el momento maratoniano del muro, ese santiamén interminable donde abandonas o sigues. Ella, Anita, lo superó.

Un día cualquiera Ana recorre en coche los cien kilómetros que separan Alcandora del Centro de Salud. Allí se enfunda su uniforme de enfermera. Así un día y otro y otro menos los jueves, que se iba a la gran ciudad. Una vez por semana… Alcandora al Centro de Salud y al Hospital General. Una competición contra el cansancio, una hermana que esperaba impaciente su llegada, una promesa: siempre estaré a tu lado.

Cuando su hermana dijo de dejar el hospital de la gran ciudad, de volver a su casa de la playa, Ana modificó el circuito: Alcandora al Centro de Salud y a la casa de la playa; fue en el entretanto y antes de cuando a Ana le diagnosticaron disección de aorta abdominal espontánea. Era un 9 de junio de hace tres años. Se operó, la operaron. Implante de dos stents en la aorta y vuelta inmediata al tajo de su vida. Un mal día hubo de regresar a la rutina diaria de Alcandora al Centro de Salud y a Alcandora. En Torrevieja no le esperaba ya nadie.

A Ana le rasgó el punzón de una herida recóndita, esas de tan por muy adentro, las de ausencias perpetuas. Y corrió, salió a correr. Corría más con la cabeza que con los pies, sobrepasaba al pensamiento en cada zancada. Se unió a otros deportistas picados con el veneno balsámico de hacer kilómetros. Una cosa le llevó a otra y a otra y a otra más: a integrarse en el club Starserie 1, fundado por el atleta Paco ‘el Zancadas’; a ser ella la foto del mes de febrero en el calendario benéfico y deportivo del club. Se aficionó a las carreras, en su muñeca lucen algunas pulseras de caucho de pruebas en las que ha participado.

Dicen que las mujeres no tienen edad, tal vez sea cierto. Ana se propuso correr una gran maratón al cumplir los cuarenta años. Y su marido le regaló cinco días en Berlín. No le temblaron las canillas, no. Consultó al cardiólogo que, todo sea dicho, no era muy partidario de semejante aventura. Pidió entreno a un experto maratoniano. Por delante tan solo tres meses para preparar la maratón, aquello fue una carrera contra reloj.

El 27 de septiembre de 2015, Ana, Anita, con su hermana, con sus dos stents, con su familia, con su entrenador, con el club Star- serie 1, con todos ellos encima, tomaba la salida de la Maratón de Berlín en su cuadragésima segunda edición. Lo que sigue ya está contado.

No te lo pierdas: Alcandora (1.er trimestre de 2024)

PORTADA DE LAS OVEJAS DUERMEN EN FAMILIA 

Las ovejas duermen en familia (2ª edición)

PORTADA DE LAS OVEJAS DUERMEN EN FAMILIA 

Contacto

Si deseas realizar cualquier consulta no dudes en contactarme:
  autor@ricardoalba.es

Ricardo Alba Santamaría